¿Soy el fotógrafo de bodas que estáis buscando?

Para gustos, los colores. Y para fotógrafos, también. Cada uno tenemos nuestro estilo: saturamos más o menos los colores, dirigimos más o menos, nos fijamos más en unos detalles que en otros… Somos un mundo, igual que vosotros. Por eso es bueno que nos conozcamos antes de ponernos a “hablar de negocios”, incluso que mantengamos una buena charla previa. Así sabréis si os gusta mi estilo de fotografía, si encaja con lo que estáis buscando y si existe feeling entre nosotros. 

¿Quien soy?

Como nunca está de más presentarse dos veces, allá voy: mi nombre es Nacho Acaso y me presento como candidato para ser
el fotógrafo de vuestra boda. 
En casa siempre he visto a mi madre crear álbumes de fotos de las vacaciones con letreros recortados de revistas. Me gustaba mucho ver cómo se podía contar una historia con unas pocas fotos. Ya un poco más mayor,
mi padre me enseñó la importancia de realizar una buena fotografía, la composición, el color…

Estudié Técnico Superior en Imagen en la escuela CEV en mi ciudad, Madrid y he hecho varios cursos, seminarios y workshops, pero lo que más me ha formado es la experiencia: coger la cámara y ponerme a hacer fotos sin parar.

Soy una persona inquieta, curiosa, perfeccionista, familiar y muy abierta. Me adapto a cualquier circunstancia y situación. Cámara en mano, me resulta fácil saber estar en el sitio correcto para hacer del pequeño detalle algo eterno, por eso creo que estoy hecho para este trabajo. 

Cuando acudo a una boda, mi objetivo es contar vuestra historia de la forma más natural y cercana posible. Intento retrataros a vosotros, los protagonistas, de la forma más auténtica, dejándoos el espacio suficiente para que podáis disfrutar a gusto de un día tan especial.

Creo que una boda hay que saber leerla para darse cuenta de los momentos importantes. Además, es un día en el que os encontráis con todas las personas que queréis, por eso creo que es muy importante saber sacar el máximo partido a todos esos momentos de felicidad.

Me encanta lo que hago y me lo paso genial. Al fin y al cabo, trabajo de celebración en celebración, fotografiando historias preciosas de gente feliz y haciendo lo que me gusta. ¿Que más se puede pedir?

¿Por qué debería ser vuestro fotógrafo de bodas?

Porque siempre me hace feliz conocer una nueva pareja, poder acompañaros en un dia tan especial y contar vuestra historia a través de mis fotos.

Porque tengo la suficiente experiencia para poder aconsejaros que es lo más indicado para vuestro reportaje.

Porque voy a estar disponible en todo momento, desde que me llaméis la primera vez, hasta que os entregue todo el reportaje finalizado…

Porque una vez os entregue el trabajo reviviréis momentos mágicos del día de vuestra boda que creísteis haber olvidado y desde ese momento serán eternos…

Testimonios:

Abrir chat